Logo Otsuka Logo Lundbeck

Inteligencia Artificial: algoritmos, datos y prediagnóstico

Lejos ha quedado la época en que imaginábamos coches voladores y robots como compañeros de trabajo. La Inteligencia Artificial está aquí, ahora, mires donde mires. En la muñeca con los smartwatches, en el armario con ropa inteligente, en las escuelas y universidades a través de pizarras o tablets. ¿Y la sanidad? En la sanidad también la encontramos. Desde las mundialmente conocidas “Google Glass”, que permiten retransmitir operaciones a millones de personas, hasta aplicaciones que valoran tu salud mental en función de cómo interactúas con tu teléfono. ¿Es el futuro o el presente la Inteligencia Artificial?

<strong>¿Qué es la Inteligencia Artificial?</strong>

La Inteligencia Artificial o AI también puede conocerse como “inteligencia computacional” y se centra en aquella inteligencia propia de las máquinas. Para Amparo Alonso, Presidenta de la Asociación Española de Inteligencia Artificial, la IA forma parte de las ciencias de la conmutación, que son aquellas que se ocupan de diseñar máquinas que, al realizar una acción, se comportan de manera humana, es decir, que pueden razonar y aprender.

<strong>De la psiquiatría a la psiquiatría computacional</strong>

La psiquiatría computacional utiliza el análisis de datos, el aprendizaje automático y la Inteligencia Artificial para diseñar factores responsables de los comportamientos extremos e inusuales de las personas. Uno de los campos que ya ha estudiado esta nueva disciplina, gracias a la investigadora Sarah Fineberg de la Universidad de Yale, es el trastorno límite de la personalidad que afecta a casi al 2% de la población.

Un buen ejemplo, de la psiquiatría computacional, es <strong>el juego de ordenador<em> Cyberball, </em>que mide el rechazo social. </strong>En este juego, tres personajes virtuales se pasan la pelota. Un sujeto controla a uno de los jugadores y, aunque en realidad un ordenador controla los otros, él cree que son personas reales. Los investigadores pueden controlar cuántas veces recibe la pelota. "Al variar el porcentaje del tiempo en el que el sujeto recibe la pelota se pueden generar sentimientos de rechazo social", explican Fineberg y sus colaboradores en <a href="https://arxiv.org/abs/1707.03354"><em>Computational Psychiatry in Borderline Personality Disorder</em></a><em>.  </em>

Cuando el humano real no recibe la pelota y ve como los otros jugadores no le incluyen siente tristeza y/o enfado, lo que permite estudiar la diferencia entre los sentimientos que experimentan las personas con y sin trastorno límite de personalidad. Estos las viven con más intensidad y se sienten excluidos, incluso cuando reciben la pelota en más ocasiones que sus contrincantes.

Otra de las vertientes de la psiquiatría computacional es la rama de la lingüística. En otra investigación del equipo de Fineberg, establecen que hay “características del lenguaje que denotan estados y rasgos psicológicos. Los modelos computacionales basados en patrones de uso de palabras pueden predecir quiénes tienen psicosis o llegarán a desarrollarla”. Así, la psiquiatría computacional se posiciona como un área en pleno desarrollo y evolución.

<strong>Aplicaciones de la IA en el tratamiento de enfermedades</strong>

En el mundo de las aplicaciones móviles existen propuestas diseñadas específicamente para ayudar a pacientes con algún trastorno mental. Algunos ejemplos son:
<ul>
     <li><strong>Self-help Anxiety Management (SAM). </strong>Esta aplicación para la autoayuda de la gestión de la ansiedad ha sido diseñada por un equipo de psicólogos, informáticos y estudiantes de la Universidad de West Inglaterra. Su misión es ayudar a las personas que quieren aprender a gestionar su ansiedad a través de ejercicios sencillos, los cuales se alejan del discurso largo y pesado de los manuales. Cada usuario puede personalizar la herramienta con su propio ‘Kit contra la ansiedad’.</li>
     <li><strong>Moodtools.</strong> Esta aplicación está diseñada con la colaboración de profesionales de salud mental y se dirige a identificar rasgos de manías o de episodios de depresión. De la misma manera puede controlar el estado de ánimo a lo largo de la semana para identificar qué afecta negativamente al estado de ánimo.</li>
     <li><strong>'Mediktor'</strong>: Esta herramienta interactiva combina técnicas de Inteligencia Artificial, reconocimiento del lenguaje natural y datos del paciente para <strong>detectar síntomas y ofrecer un listado de posibles enfermedades</strong>. A partir de ahí, propone recomendaciones y posibilita conectar en línea con personal médico para recibir un consejo adicional.</li>
     <li><strong>“La máquina de los sueños”</strong>: Sony y la Fundación Juegaterapia crearon en el Hospital 12 de Octubre de Madrid el <a href="http://www.rewisor.com/realidad-virtual-terapia/">primer espacio virtual</a> donde los menores y adolescentes en tratamiento pueden jugar y “viajar” a otros lugares. En este espacio se juntan juegos electrónicos para psicoterapia (EGP) y juegos de entretenimiento (EGE) con un fin terapéutico: mejorar el funcionamiento físico y psicosocial de los pacientes.</li>
     <li><strong>“VisitU”</strong>: La empresa Vysion ha realizado en 2017 una <strong>prueba piloto sobre realidad virtual en hospitales</strong> infantiles holandeses. El <strong>Proyecto VisitU</strong> permitía a los pequeños que estaban en tratamiento “teletransportarse” a su hogar y hablar con su familia lo que les provocaba bienestar y mejoraba su estado de ánimo.</li>
</ul>
Los datos que proporcionan el uso de las redes sociales a nivel personal, también ayudan a prevenir e identificar trastornos mentales. En marzo de 2017, Facebook empezó a usar sus sistemas de IA para detectar usuarios que podrían estar planteándose el suicidio. Estos sistemas leen e interpretan los mensajes y comentarios a través de algoritmos que reconocen patrones del lenguaje y cuando consideran que una publicación manifiesta indicios, avisa a un equipo de expertos humanos que sugiere formas en las que el usuario puede buscar ayuda.

Desde Instagram, por ejemplo, también a través de un algoritmo, han identificado una <a href="https://cincodias.elpais.com/cincodias/2016/10/21/lifestyle/1477066225_965644.html">lista de hashtags</a> a tener en cuenta a la hora de valorar si una persona está pasando por un episodio de depresión. Cuando un usuario los utiliza, la aplicación lo redirecciona al sistema de soporte de Instagram.

<strong>La Inteligencia Artificial en la relación con el paciente</strong>

Podemos ver que una de las principales aportaciones de la Inteligencia Artificial es la predicción de enfermedades, especialmente de las mentales a través del análisis de patrones de conducta, lo que se llama <strong>prevención conectada</strong>. A través del <strong>análisis de informes y resultados médicos, algoritmos y estadísticas</strong>, se podrían predecir las dolencias y enfermedades hasta con 6 meses de antelación según explica <a href="http://www.elnuevoherald.com/noticias/finanzas/article157979404.html">Narges Razavian</a>, profesora en la Universidad de Nueva York.

El beneficio, además, no es sólo a nivel individual ya que la <a href="http://www.innovacionensalud.elmundo.es/salud-digital/prevencion-2-0-diagnosticos-del-futuro-en-el-presente">utilización del Big Data</a> en la prevención de enfermedades o conductas puede aplicarse en grupos de población. Por ejemplo, si se crean patrones de repeticiones sobre hábitos (de interacción, de adherencia terapéutica, de hábitos de vida…), pueden llegar a descubrirse comportamientos colectivos erróneos y así, crear campañas de prevención a nivel grupal.

¿Sustituirán los algoritmos los diagnósticos médicos? El profesional sanitario es una parte esencial en la revolución de la Inteligencia Artificial, Ronan Wisdom Managing Director de Accenture Connected Health a propósito del <a href="http://www.elmundo.es/economia/2017/03/09/58c11ba2e2704e30178b45a7.html">MWC en Barcelona</a> destaca que “La empatía es una parte clave en una terapia y la Inteligencia Artificial no tiene cabida en ese proceso”.

El médico aún no es sustituible en la labor de comunicación y acompañamiento en el paciente, es él quien habla, entiende y ayuda al paciente a comprender su enfermedad y enfrentarse a ella.

Por este motivo, aún queda mucho trabajo en la prevención conectada, así como en la aplicación de la Inteligencia Artificial en el mundo de la sanidad, sobre todo en los campos de la ética y la legalidad ¿Las <a href="https://www.technologyreview.com/s/604087/the-dark-secret-at-the-heart-of-ai/">estadísticas y algoritmos</a> lograrán entender las emociones humanas totalmente? ¿Serán los robots capaces de tomar decisiones en base a la interpretación del contexto clínico del paciente?

&nbsp;
<p class="normal" style="text-align: justify; line-height: 150%;"><strong>Referencias:</strong></p>

<ul>
     <li class="normal" style="text-align: justify; line-height: 150%;"><a href="http://www.expansion.com/agencia/europa_press/2017/06/16/20170616172035.html">http://www.expansion.com/agencia/europa_press/2017/06/16/20170616172035.html</a></li>
     <li class="normal" style="text-align: justify; line-height: 150%;"><a href="https://www.technologyreview.es/s/8474/la-inteligencia-artificial-la-realidad-virtual-y-el-big-data-estan-revolucionando-la">https://www.technologyreview.es/s/8474/la-inteligencia-artificial-la-realidad-virtual-y-el-big-data-estan-revolucionando-la</a></li>
     <li class="normal" style="text-align: justify; line-height: 150%;"><a href="https://arxiv.org/abs/1707.03354">https://arxiv.org/abs/1707.03354</a></li>
     <li class="normal" style="text-align: justify; line-height: 150%;"><a href="https://www.elblogdelasalud.net/las-mejores-aplicaciones-de-salud-mental-para-pacientes-con-ansiedad-y-depresion/33347">https://www.elblogdelasalud.net/las-mejores-aplicaciones-de-salud-mental-para-pacientes-con-ansiedad-y-depresion/33347</a></li>
     <li class="normal" style="text-align: justify; line-height: 150%;"><a href="http://staff5.com/cinco-apps-salud-mental/">http://staff5.com/cinco-apps-salud-mental/</a></li>
     <li class="normal" style="text-align: justify; line-height: 150%;"><a href="http://www.rewisor.com/realidad-virtual-terapia/">http://www.rewisor.com/realidad-virtual-terapia/</a></li>
     <li class="normal" style="text-align: justify; line-height: 150%;"><a href="http://www.lavanguardia.com/economia/pymes/20170220/42174088429/visyon-telepport.html">http://www.lavanguardia.com/economia/pymes/20170220/42174088429/visyon-telepport.html</a></li>
     <li class="normal" style="text-align: justify; line-height: 150%;"><a href="https://cincodias.elpais.com/cincodias/2016/10/21/lifestyle/1477066225_965644.html">https://cincodias.elpais.com/cincodias/2016/10/21/lifestyle/1477066225_965644.html</a></li>
     <li class="normal" style="text-align: justify; line-height: 150%;"><a href="http://www.elmundo.es/economia/2017/03/09/58c11ba2e2704e30178b45a7.html">http://www.elmundo.es/economia/2017/03/09/58c11ba2e2704e30178b45a7.html</a></li>
</ul>

share via twitter share via linkedin share via email share via facebook

123
Close

Contacto

Si tienes alguna duda, comentario o sugerencia acerca de Neurociencias Online, su funcionamiento o sus contenidos, escríbenos.

* Campos obligatorios